Hi5 y Youtube instrumentos del demonio.

15 01 2008

Recuerdo que no hace muchos años el mundo le pertenecía a los discos de vinil (jaja ni si quiera existe la palabra vinil en el diccionario de word), las cámaras análogas y los coches de encendido eléctrico, la vida era sencilla.
De pronto la informática tomó una gran fuerza, las tecnologías desarrolladas dejaron de ser enfocadas a unos cuantos geeks que chateaban en línea de pasándose las respuestas de exámenes “harvardescos”.
El Internet se extendió, el Messenger (jaja ese si lo pone hasta con mayúscula) provó su utilidad y dejó de ser una aplicación molesta incapaz de ser desinstalada, las cámaras se volvieron digitales y se generalizaron como las malas películas en Hollywood. Los celulares se volvieron un artículo de primera necesidad (vamos, nunca he vivido en la sierra Taraumara y difícilmente se lo que es el hambre, déjenme ser) y tomar fotografías y video se volvió algo tan natural como hurgarse la nariz.
Ahora todos esos momentos especiales quedan inmortalizados en algún tipo de artilugio; un bello atardecer, la llegada del nuevo panda al zoológico de México, las felices parejas patinando en la plancha del Zócalo, el feo perfil del novio(a), y pueden ser fácilmente compartidos con familiares y amigos a  través de Youtube.
Ahhh! la vida es aún más bella… claro, siempre y cuando esas fotos no sean de algún modo indiscriminatorias!!!
Y todo porque? Uno está tranquilamente conviviendo con los amigos, tomando un par de tragos coquetos y de pronto una chica cualquiera comienza a platicar contigo, bueno, uno no puede ser descortés, nuestras madres han criado hombres sociables, caballeros incapaces de hacer sentir mal a una gentil dama, uno simplemente tiene deseos de tener una plática agradable; la música está fuerte así que hay que acercarse un poco para escuchar atentamente los puntos de vista de la chica sobre la tan controversial etapa azul de Picasso y su sospechosa amistad con Diego Rivera, ah! que plática tan satisfactoria… cuando de pronto algún compañero de tragos (sin ninguna mala intención por supuesto) toma foto ,o video según lo candente del debate, para inmortalizar el momento y poder compartirlo con los amigos que desafortunadamente no pudieron asistir a la velada. Así que al día siguiente nuestro improvisado camarógrafo decide publicar las hazañas argumentativas de uno, ya sea en su Hi5 o youtube, si el debato es digno. Todo es miel sobre hojuelas, ya es hora de visitar a la mujer de los sueños, cuando de pronto uno percibe cierta pesadez en las palabras de su amada… -quien es esa vieja?!?-, a lo que uno responde -de que hablas? mi bella damisela-, -esa pinche vieja con la que estabas ayer, me dijiste que ibas a ir a casa de tu abuelo y ahí estas todo pedo fajoneándote con una pinche gorda!!!-. Inmediatamente, con la sagacidad de un zorro (bien zorro), uno se pregunta así mismo –Ah chinga, y esta vieja como se enteró?!?!?!- y después uno pregunta –Mi vida a que mujer haces alusión?-, a lo que ella contesta –no te hagas pendejo que ya vi las fotos que subió tu cuate el bermejo a su Hi5-
De acuerdo a estudios de la OMDA (Organización Mundial de Desastres Amorosos, filial de la UNESCO, con cede en la UAM, prima hermana de los CETIS) la segunda razón más frecuente del rompimiento en parejas jóvenes son los malentendidos ocasionados por fotos “in discriminatorias” subidas a Hi5 (Facebook pa’ los extranjeros) y Youtube; siendo la primera razón el descubrimiento de sodomía en flagrancia por culpa del novio joto que prefiere tirarse al jardinero que a la novia.
Así es mis queridos internautas, es increíble el número de predicamentos en los que nos sitúan estos endemoniados aparatejos, cuantas vidas no han destrozado, cuantas lindas y felices parejas no han desintegrado, cuantos niños han quedado huérfanos de padre o de madre.
Esto no puede seguir así, hay que formar un frente unido en contra de estos instrumentos del demonio, es por esto que he comenzado una colecta de firmas para prohibir este tipo de tecnologías en México y así preservar la unidad familiar. En lo que esta propuesta llega a nuestro siempre respetable senado, les recomiendo a todos los hombres que bloqueen a sus novias ( o prospectos) de su Hi5 y así evitar posibles futuros mal entendidos.

Su siempre amigo: “el wey que siempre sale pedo en las fotos”.





Mujeres fáciles, difíciles e imposibles.

14 01 2008

Que tan fácil crees que sea conquistar a una mujer???

Ya se que categorizar a cualquier ente humana de manera formal requiere de análisis, estudios y mucha investigación; tal vez requiere de ciertas credenciales, ser psicólogo, sociólogo o simplemente muy pretencioso (tipo Nietzsche o Freud), afortunadamente mi única intención es proveer un método poco menos que científico para aprender a categorizar una conquista en potencia que aunque no facilite la conquista en sí, al menos permita saber que tan en el hoyo está uno.

Antes de que cualquier persona se sienta ofendida por los nombres de las categorías tenga en cuenta que no considero capacidades o aptitudes de fémina alguna, es decir cada mujer entra en alguna de estas categoría por relación directa al hombre que las pretende, cada mujer pertenece a estas tres categorías a la vez y puede ser fácil para un hombre en específico pero para otros tantos simplemente es imposible.

Bueno ya que pedí disculpas por adelantado (cualquier hombre en sus cabales sabe que es un paso necesario en cualquier tema relacionado con las mujeres :P)  dejen les explico un poco como funciona esto de las categorías.
Primero hay que conocer a la chica, bueno, si el tipo es todo un viejo lobo de mar talvez solo requiera verla de reojo para tener los elementos suficientes para proceder a la categorización. Uno debe de tener una idea de los gustos de la chava, si es del tipo introvertida, desmadrosa, intelectualoide, alternativa, ni fu ni fa, etc.
Después se debe de tener un canal de comunicación con ella, aunque sea del tipo “que no tienes a alguien más a quien chingar?!?!” o “equis weee!!”, y talvez alguna interacción verbal que permita descubrir más a fondo sus aficiones.
Para poder hacer un juicio sobre el tipo de mujer al que uno se enfrenta es fundamental conocer sus traumas actuales, que si estuvo enamorada la mitad de su vida de un wey tan idiota que jamás le llegó, que si su exnovio le puso el cuerno con sus tres hermanas a la vez (si pasa, solo que no a los hombres mortales como nosotros) o que simplemente es una chava enamorada del amor…
Ahora, el conocimiento de la mujer en cuestión muy pocas veces es un factor determinante en la categorización; en un ejemplo cualquiera una mujer va a ser fácil o difícil para un hombre aún antes de conocerse, ya que depende más bien de las características intrínsecas y habilidades aprendidas y heredadas del wey.
Chale, antes de que se vuelva un tratado regresemos a lo que una vez Macario le dijo a Chencha, “a lo que te truje…’”

– Mujeres fáciles: OK, no hay mujer fácil pero perdí mi libro de sinónimos y no supe como ponerle a la categoría.
Cuando conoces a una mujer, puede que tengas un plan de acción y con las mujeres que entran en esta categoría ese plan es prodigiosamente exacto, inmediatamente sabes que hacer, sabes a donde llevarla y a donde NO. Tienes un aproximado del contenido y número de pasos necesarios para que la relación florezca.
La plática suele ser fluida y las transiciones entre los grados de confianza se dan de manera bastante “smooth”. El romper el hielo no necesitará de interminables horas de desarrollo del “libro de chistes” para los momentos incómodos.
El hombre sabrá que cuando diga alguna estupidez solo necesitará de un chocolate (lo menciono como elemento meramente simbólico) para limpiar el agravio.
Vaya! la planeación de un método de conquista también llamado “manual” podrá ser realizado sin demasiado dolor de cabeza.
Y finalmente se podrá tener cierto grado de confianza de que se llegará a buenos términos con la chava.

– Mujeres difíciles: A veces es complicado distinguir si una mujer será fácil o difícil (ok, la mayoría de veces), sobre todo porque en muchos casos se cumplen los requisitos de la categoría anterior, con la diferencia que los requisitos a cumplir necesitarán de un grado mucho mayor de esfuerzo y tiempo, o tal vez porque estos requisitos escapan de cierta manera las capacidades del hombre. Por ejemplo, puede darse el caso que a priori se sepa que la chava desfallece al escuchar la por demás compleja propuesta existencialista de Sastre, siendo que el pretendiente difícilmente lee los señalamientos de tránsito.
En este caso los momentos incómodos están a la orden del día, prácticamente cualquier comentario puede arruinar los esfuerzos de toda la semana. El nerviosismo es cuantiosamente mayor y la pendejez en el galanteo florece como “ambulantes” en el centro.
Difícilmente se reconocen las oportunidades y el hombre se pregunta a cada momento “ahora la abrazo, le sonrío, asiento como si la hubiera escuchado, le robo un beso o de plano le pregunto que si en su casa o en la mía?!?!?”.
El índice de seguridad del hombre llega a cero en fracción de segundos y la capacidad para distinguir el ridículo social en el que está inmiscuido también.
Dependiendo de la habilidad de observación del hombre, este podrá pensar que su prospecto se encuentra en la categoría anterior y tendrá un sentido de la seguridad estúpida que solo le traerá más frustraciones al final.
El hombre inteligente que se encuentre en esta situación desistirá inmediatamente, el necio o enamorado (que es lo mismo) tendrá que preparase a gastar grandes cantidades de dinero, tiempo, sueño y claro, orgullo en el oscuro ritual del “perdooonaaaaame!!!”
Definitivamente el porcentaje de éxito en estos casos es mínimo.

– Mujeres imposibles: Esta es sencilla de explicar, simplemente toda aquella mujer con la que el hombre, jamás, ni en sus mejores sueños, ni con chochos, ni con cirugía reconstructiva completa, ni con toda el “poder político” del buen PEJE logrará llegar a “buenos términos”.
Desafortunadamente para el hombre en esta batalla le será prácticamente imposible reconocer que ha caído en esta categoría y tal vez viva toda su vida auto-convenciéndose que “no es que sea imposible, solo es muy difícil”, “es cosa de agarrarle el modo”, “dale tiempo al tiempo y vas a ver como si se da” o cosas por el estilo.

Ni modo así es esto de las gelatinas, a veces cuajan, otras tantas na’mas no y a veces no se tienen ni los ingredientes necesarios pa’ prepararlas.

PD: Cabe resaltar que utilice fielmente el método socrático para el desarrollo de estos planteamientos… estaría chido que una mujer hiciera el de los hombres no???.





Porque se llama así el blog???

12 01 2008
                  
Primero, el título del blog.
                
Existe un teorema que se llama “Infinite monkey theorem”, el cuál postula que un mono sentado en frente de una máquina de escribir, golpeando de manera aleatoria las teclas, en un tiempo infinito, da la posibilidad de que este eventualmente llegara a escribir las obras de William Shakespeare.
Evidentemente las probabilidades de que esto suceda son astronómicas y el tiempo necesario para que este evento ocurriera con cierta certeza son del orden de la edad del universo. Más info en Infinite Monkey WIK
Teniendo esto en mente podemos pensar dos cosas muy importantes:
1.- Cualquier evento en el universo, por más disparatado que parezca, tiene la probabilidad de ocurrir (solo es cuestión de tiempo a veces de mucho, mucho tiempo).
2.- Cualquier evento, tanto los que ocurren a diario como los que no han ocurrido, requieren de una probabilidad exagerada para que sucedan (y aún así suceden).
Así que si un mono puede escribir la obra completa de Shakespeare, hasta yo tengo la oportunidad de escribir algo interesante y que ponga a funcionar el cerebro de alguien más o que lo conmueva o le dé un nuevo giro a su vida o ya de perdida que tenga un buen rato de ocio en la oficina. Así que vamos a ver que pasa.
fresh_monkey_brain_by_maurismall.gif PD: De paso dejo una cita que me fascino desde que la escuché, y ya saben no cierren sus mentes, que en esta vida TODO es posible (y esta comprobado matemáticamente, jajaja)“Improbable talvez, imposible jamás”
Julio Verne
(y no, no se la plagio a la campaña de Nike)